Legal

Seguro de Responsabilidad Civil Profesional – Los inicios

Por 6 Abril, 2017 No hay Comentarios
Fuente:Freddie Marriage

Cuando empiezas a trabajar por cuenta propia, todos confiamos en los superpoderes que nos confiere el convertirnos en autónomos, esos seres duros que no se ponen nunca enfermos, para los que “vacaciones” significa poder dejar el móvil/ordenador a las 9 de la noche y no volverse a conectar hasta las 8 del día siguiente. Pero no es cierto: nos ponemos malos (e incluso tenemos accidentes), nos pasan cosas de lo más inverosímiles y, además, hay días que Murphy se pega a nuestros talones y no hay forma de quitárselo de encima.

Por lo tanto, hay que cubrirse las espaldas. ¿Cómo hacemos esto los profesionales de la fotografía? ¿Y, sobre todo, aquellos que vamos a hospitales y casas ajenas a desarrollar nuestra actividad?

Hoy queremos empezar a explicaros la herramienta con la que contamos: el seguro de Responsabilidad Civil Profesional y otras fórmulas de protección.

Gracias a Ana, de Aboli Seguros, iremos desgranando qué es y por qué contratarlo.

 

¿Qué es un seguro de Responsabilidad Civil Profesional?

Seguro de responsabilidad civil profesional

Se entiende por “seguro de Responsabilidad Civil Profesional” aquel que tiene por objeto cubrir al asegurado de las consecuencias económicas que pueda acarrear la imputación de responsabilidad civil a causa de daños personales o materiales, o bien perjuicios que puedan sufrir terceras personas a las que el asegurado haya prestado un servicio profesional.

Como característica importante, cabe decir que en este seguro no es necesario que exista un daño corporal o material, sino que puede existir un perjuicio económico puro.

El Artículo 1.902 del Código Civil establece: “El que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

El objetivo de los seguros de Responsabilidad Civil Profesional es hacer frente a los daños personales, materiales y consecuenciales que, involuntariamente, por sus errores u omisiones, el profesional haya podido causar a sus clientes en el ejercicio de su profesión, así como los perjuicios que de ellos se pudieran derivar. El asegurador asume las consecuencias económicas de los hechos acaecidos y cubiertos por el contrato, reparando el daño causado por el asegurado a un tercero.

El hecho de desarrollar una actividad profesional en una sociedad cada vez más exigente y competitiva lleva aparejado el nacimiento de importantes responsabilidades para los profesionales. El mejor profesional no está libre de recibir reclamaciones, por el solo hecho de desarrollar su actividad.

Estos seguros no solo son una garantía para los trabajadores, sino también para quienes contratan sus servicios; de no ser así, el profesional respondería con su propio patrimonio cuando hay sentencia en firme de un juez por negligencia profesional.

 


 

Desde la Asociación estamos cerrando un seguro que cubra todas nuestras necesidades y aquí os iremos desgranando los entresijos para que podáis valorar la importancia de trabajar de una forma segura.

¿Tenéis seguro que cubra vuestra actividad? ¿Lo consideráis necesario? ¿Os hablan de seguros y os suena chino? (con esto último puedo deciros que, hasta hace dos meses, me sentía muy identificada).

Esperamos vuestros comentarios y consultas en este post o a través de nuestro formulario.

Gracias, como siempre, por estar ahí.

Fuente:Freddie Marriage

Pin It on Pinterest